miércoles, 29 de febrero de 2012

Fragmento 7: Flores para mi tumba

En la actualidad.
- ¿Qué haces? – Pregunta Sandra con desgana cuando lo ve salir de la carretera.
- Parar para ir al servicio.
- Vaya, ¿tienes incontinencia o algo así?
Jairo le devuelve la falsa sonrisa a la que ya está acostumbrada, y que cada vez la saca más de sus casillas.
Entran en un bar de carretera bastante cutre, que de seguro no cumple las condiciones sanitarias mínimas. Sólo hay dos camioneros con ligero sobrepeso frente a la barra. Ni siquiera los saludan al entrar.
La camarera, una chica rubia del este, tampoco es mucho más simpática que ellos.
Jairo pide una Cocacola, y ambos miran a Sandra para ver qué se le antoja.
- ¿Tenéis bocadillos?
- No.
- ¿Y sándwiches?
- Sí.
Sandra se pone el dedo bajo la barbilla adoptando una expresión pensativa. Tiene hambre, pero lo que más quiere es crispar los nervios de Jairo, aunque en ocasiones parezca que sus esfuerzos son inútiles.
- Bien. Me gustaría un sándwich vegetal, sin tomate y sin cebolla. Con atún, con mayonesa y…
- No tenemos de ese.
- ¿Ah no?
- Sólo jamón de york. – La corta la camarera de malas maneras, pronunciando de manera exagerada la r, con su acento del este.
- ¿Sólo jamón de york?
La chica del este no se molesta en contestar. Con determinadas miradas sobran las palabras.
- Bueno, pues un sándwich de jamón de york y queso.
- Sólo jamón de york.
- ¿No tenéis queso? ¿Es una broma?
Jairo está disfrutando de la escena. Los camioneros miran a Sandra como si fuera un bicho raro, una niña repelente. Se lo tiene merecido. Él sabe que no es así, que sólo se comporta de esa manera para fastidiarle. Pero está lejos de conseguirlo. En realidad, ya echaba de menos sus salidas de tono.
- Pues entonces no quiero nada.
Sandra se sube en un taburete y se cruza de brazos. Observa cómo Jairo se bebe su Cocacola. ¿No iba al servicio? Ella tiene unas ganas horribles de ir. Se bebió dos Aquarius hace rato, y desde entonces no han parado… Decide aguantarse un poco, y más después de lo que le ha dicho a él sobre la incontinencia. Se lo ha dejado a huevo para que se la devuelva.
Uno de los camioneros se marcha de la misma forma que cuando han entrado, sin despedirse.

Vale. Ya está. Ya no aguanta más. Se pone en pie.
- ¿A dónde crees que vas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada